Accidentes infrarrealistas

Los viernes son mejores con algún poema al lado. En esta oportunidad, comparto unos versos que son una suerte de evocación / celebración del poeta mexicano Mario Santiago Papasquiaro. Pero primero, transcribo y robo unos versos de Roberto Bolaño, solo seis, que presentan una escena angustiante que hoy puedo evocar y que funcionan de disparador para lo que sigue, que es la vida y todo lo demás… Aclaración: lo de leer andando en bici no es recomendable, se lo robé directo a Mario Santiago y su manía de cruzar la calle sin mirar, como gesto poético hecho carne. El que leía en la ducha era Mario Santoago, también, según cuenta su amigo Roberto Bolaño, que en mi poema es ese otro que anota. Al final, todes cruzamos la misma avenida esperando algo que no sabemos qué es, y seguro nos hacemos pelota, porque es inevitable.

 

Esperas que desaparezca la angustia
Mientras llueve sobre la extraña carretera
En donde te encuentras

Lluvia: sólo espero
Que desaparezca la angustia
Estoy poniéndolo todo de mi parte (Roberto Bolaño)

 

Mario Santiago Papasquiaro

(Perdoname, ayer te robé otra vez
Y salí a leer unas aguafuertes
Mientras pedaleaba en la bicicleta,
Por la avenida más angosta de la ciudad.
Te robé otra vez,
Porque me había quedado solo de vuelta,
Bueno, vos sabés bien,
El animal solo es nada
Y si no sos nada, etc.
Te tirás en el río o te duchás,
Pero siempre con un libro
En la mano
Y que anote el otro,
No hay tiempo,
O se vive o se escribe
O se intenta todo al mismo tiempo
Y se está solo, dejado.
A un costado de la imagen esa,
Cerca de la terminal,
Dos viejos por la noche de la mano,
Cansados de tanto respirarse,
Pero insistiendo.
Y vos y yo miramos, dejados,
Te robo, por última vez,
Cruzamos la avenida Luro,
Sin mirar
Y mañana vemos qué quedó…)

 

*Contacto: juanmanuelpenino@yahoo.com.ar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *