Voy a
escribir una esperanza que, por cierto, nunca solicité. Realidad. Lunes. Estado
tipo escritura de fax ¿Qué no saben lo que significa? A lo mejor sea hora de
volver a la comunicación más antigua que recordemos. Sí, ya sé que andamos
flojos de memoria. Totalmente de acuerdo. Eso de que empieza un nuevo infierno.
Ojo, tiene la excitación de la novedad. Emocionante. Como cualquiera de mis
relaciones que no resultaron. Resultados. La crueldad de la matemática cuando
se te pone ortiva. Nunca fui bueno para despejar la “x”. Con la “y” tampoco
resultó mejor. Despejar cosas no es fácil. Habría que intentar mirar mejor. Ya
sé, es tarde. Ayer casi que ni dormí. Es que tuve un sueño:

…Un tipo
que se levanta cualquier mañana, se pone un pantalón rajado en la entrepierna,
va hasta el baño a lavarse la cara, descubre unas ojeras prominentes, se lava
los dientes con una rodaja de limón, no se puede afeitar porque está como
metido en la novela de Orwell 1984,
una pantalla lo llama a que se ponga en forma, hora de tragar la mierda
necesaria para seguir metido de lleno en ese Sistema que sabe muy bien lo va a
desmoronar para la hora de la cena, se alimenta con lo que le quedó del último
cumpleaños, se va a trabajar de cualquier cosa porque todo lo que hay para hacer
es una simple postura de mamífero amaestrado, ignora a los árboles que son las
cosas más sinceras que tiene para toda la vida, le da la espalda al mar, tal
vez porque no quiere mostrarle su cara de fracaso con la Historia, se encierra
entre algunas paredes, le mira el culo a un par de personas con las que
desearía tener sexo a cada minuto, reprime el impulso de fumarse el tercer
atado del día, toma unas diez tasas de café antes del fernet de la tarde, mira
el resumen de los goles del partido que se haya jugado, se siente a gusto con
las noticias que le dicen que nada bueno pasa en el mundo, caga un rato largo
en lo que es el momento más feliz de su vida, y se acuesta a dormir aunque sabe
que no va a pegar un ojo en toda la noche, porque lo inquieta algo, eso de que
alguien lo está soñando y tiene la impunidad de meterse con lo más vergonzante
de su vida, toda su vida…

Luego me
terminé de despertar. No descansé, quise decir. Un viento del demonio golpeó en
la ventana. Es la única cosa por la que pasa un poco de sol. Sol devaluado.
Todo se devalúa. Es la nueva ley del condado. Sálvese el que pueda o tenga
ganas. Yo, insisto, no descansé bien. Los que comieron holgadamente anoche hoy
van a festejar. Me invitaron. Me quedo al lado de la ventana. Un poco de sol.
Yo como un cactus. Destinado a la resistencia. Con poco sentido. Mucho mate
cocido, claro. No me puedo despegar de la cerveza. Realidad. Un grito de
esperanza que no pedí:

…Fuerza
compañeros que mañana será un día especial, hay que seguir planeando la vuelta
del líder sin saber para nada cómo vamos a hacer para que las cosas de una vez
y para siempre funcionen bien, porque para que las cosas funcionen bien habría
que saber qué cosas y cómo sería que funcionen bien, para quién sería la
pregunta, para quiénes y con qué objetivo, pero nunca importa, porque lo
trascendental es llegar al poder, primero lo primero y después las cosas se
pueden acomodar mientras el bote sale a flote, pero parece que nunca es así y
que los que reman siempre tienen que remar, como mucho les cambia un poquito la
dirección del viento, porque ya nacieron con la vestimenta que les tocó, nada
ni nadie les va a dar la oportunidad de tirar los remos y ponerse al frente del
bote a dar órdenes, indicar cuál es el camino directo, porque claro que hay
siempre una vanguardia intelectual que te dice dónde la cagaste mientras
estabas cagado, porque no hay vuelta con eso siempre es culpa de los mismos, los
que están sequitos se dedican a señalar y a jugar de indignados, porque es
fácil tener la razón en Puerto Madero, eso que somos un bendito país Federal,
con una diversidad que tendría que ser nuestra fortaleza y no lo que es hoy,
una cualidad que le da vergüenza a la totalidad de los diputados que cagan en
los baños del Congreso, siempre limpios y al servicio de los mejores culos del
federalismo nacional…

Una mañana
especial. De feriado. De cambalache. Algunos dicen que las cosas están patas
para arriba. Otros que saldremos con las patas para adelante. Yo me imagino
saliendo sin las patas. Calculo que algún libro me va a ayudar. Espero no
morirme tan pronto. Me imagino soportando bastante la crueldad. Pero un día te
cansás.  Siempre llega ese día. El
momento de tirar la toalla. Justo como dicen los boxeadores. Rendirse. La
bandera blanca. La pipa de la paz. Todos símbolos de la derrota. Exiliarse un
rato en la Isla Martín García. O en esa otra donde lo tenían cercado a
Napoleón. Lo bueno es que ya no nos matan tanto. Se ve que nos necesitan para
alguna noche solitaria. Como si asistieran a un zoológico… Ese de ahí es un
poeta del barrio Rivadavia. Espécimen extraño. En vías de extinción. Un pesado
total. No tiene fuerzas ni para escribir de corrido. Parece un fax ¿Te acordás
del fax? No tanto. Debe haber alguno por acá. Seguro. Entre la jaula del poeta
y la del árbol. ¿Qué era un árbol? Parecido al poeta ¿En serio? Pero claro
¿Servía para? Daba oxígeno gratis ¡Una aberración! Imaginate. Semejante
negocio. ¡Y lo regalaban!

 

*El garabato de la foto es de Roberto Bolaño.

*Mientras
dure el enlace, no hay cosa más linda para ver y escuchar en la semana:

*************************Humildemente, Juan*